Escrito por
12 de octubre de 2023
Última modificación en Oct, 12, 2023 a las 03:13 pm

Cómo mejorar y medir la latencia de su red

Foto de Conny Schneider en Unsplash

La latencia se define como el tiempo que tarda un paquete de datos en viajar desde su origen hasta su destino. En términos sencillos, es el retraso que se produce cuando los datos se transmiten por una red. 

A medida que el mundo está cada vez más interconectado y las empresas siguen confiando en las tecnologías digitales, la demanda de redes rápidas y fiables sigue creciendo. De hecho, se espera que el mercado mundial de equipos de redes empresariales alcance los 108.000 millones de dólares en 2030, lo que refleja la creciente demanda de redes fiables y de alto rendimiento. 

En este artículo se explica cómo medir la latencia, cómo afecta al rendimiento de la red y algunas formas probadas de mejorarla.

Cómo afecta la latencia al rendimiento de la red

La latencia puede afectar significativamente al rendimiento de la red, especialmente en aplicaciones en tiempo real como juegos en línea, videoconferencias y servicios cloud . Una latencia elevada puede provocar tiempos de respuesta lentos, retrasos y fluctuaciones, lo que hace inutilizables estas aplicaciones.

Por ejemplo, en los juegos en línea, una alta latencia puede causar un retraso en las acciones del jugador, lo que resulta en una mala experiencia de juego. Del mismo modo, en las videoconferencias, una latencia alta puede causar retrasos en las transmisiones de vídeo y audio, lo que se traduce en una comunicación deficiente.

En los servicios basados en cloud, una latencia elevada puede afectar a la velocidad y el rendimiento de la aplicación. Por ejemplo, si un usuario accede a una aplicación basada en cloud que tiene una latencia alta, puede tardar más en cargar datos o realizar operaciones.

Factores que afectan a la latencia

Hay varios factores que pueden afectar a la latencia, como la velocidad de conexión, el ancho de banda y la congestión de la red:

  • La velocidad de conexión se refiere a la velocidad a la que se transmiten los datos a través de una red. A mayor velocidad de conexión, menor latencia.
  • El ancho de banda es la cantidad de datos que pueden transmitirse por una red. A mayor ancho de banda, menor latencia.
  • La congestión de la red se produce cuando se transmite un gran volumen de datos por ella. Esto puede provocar retrasos y aumentar la latencia.

La importancia de la velocidad de conexión y el ancho de banda

La velocidad de conexión a la red y el ancho de banda son factores críticos para determinar la latencia. Una mayor velocidad de conexión y un mayor ancho de banda suelen traducirse en una menor latencia. Por ejemplo, una conexión de fibra óptica suele tener un ancho de banda mayor y una velocidad de conexión más rápida que las conexiones de Internet DSL, lo que se traduce en una latencia menor.

Además, la distancia entre los dispositivos de origen y destino también puede afectar a la latencia. Cuanto mayor es la distancia, más tardan en viajar los datos, lo que se traduce en una mayor latencia.

Cómo medir la latencia y el rendimiento de la red

Foto de Isaac Smith en Unsplash

La latencia se mide en milisegundos (ms), y puedes utilizar varias herramientas de diagnóstico para medir el rendimiento y la latencia de la red, así como probar la latencia, la pérdida de paquetes y la velocidad de la red. 

Si te preguntas cómo medir la latencia, las herramientas más utilizadas son Ping, Traceroute y Speedtest:

  • Las pruebas ping consisten en enviar un pequeño paquete de datos de un dispositivo a otro y medir el tiempo que tarda el paquete en volver (es decir, el tiempo de ida y vuelta). Suelen utilizarse para medir el tiempo de latencia entre dos dispositivos de una red local o entre un dispositivo local y un servidor de Internet.
  • La herramienta traceroute consiste en enviar un paquete de datos a un dispositivo remoto y trazar la ruta que sigue para llegar a su dirección IP de destino (latencia unidireccional). Proporciona información sobre cada salto a lo largo del camino, incluida la latencia de cada salto.
  • Las herramientas de supervisión del rendimiento de la red (NPM) proporcionan una visión completa del rendimiento de la red, incluido el uso del ancho de banda, la latencia, la pérdida de paquetes y el rendimiento de las aplicaciones. Pueden ayudar a las organizaciones a identificar y diagnosticar problemas de rendimiento de la red en tiempo real.
  • Las herramientas de comprobación del ancho de banda miden la cantidad de datos que pueden transmitirse por una red en un tiempo determinado. Pueden utilizarse para identificar limitaciones de ancho de banda y planificar actualizaciones de la red.
  • Por último, las herramientas de supervisión del rendimiento de las aplicaciones (APM) ayudan al administrador de red a supervisar el rendimiento de aplicaciones y servicios específicos que se ejecutan en la red, ayudando así a las organizaciones a identificar y diagnosticar los problemas que afectan al rendimiento de las aplicaciones.

Mediante el uso de estas herramientas y técnicas, las organizaciones pueden aprender a medir la latencia y el rendimiento e identificar los problemas que les afectan. Con esta información, pueden aplicar estrategias eficaces para mejorar el rendimiento de la red y garantizar una experiencia de usuario óptima.

Interpretación de los resultados de latencia

La interpretación de los resultados de latencia es una parte esencial de la gestión del rendimiento de la red. Los resultados de latencia pueden proporcionar información sobre la salud de una red y ayudar a identificar problemas que afectan a su rendimiento. 

He aquí algunas pautas para interpretar los resultados de latencia:

  • Conozca la latencia esperada. Los distintos tipos de redes y aplicaciones tienen diferentes rangos de latencia esperada. Por ejemplo, las aplicaciones de juegos en línea requieren una latencia baja, normalmente inferior a 50 ms, mientras que las aplicaciones de videoconferencia pueden tolerar una latencia mayor, de hasta 150 ms. Conocer la latencia esperada para una aplicación o red específica puede ayudarte a interpretar con precisión los resultados de latencia de las aplicaciones.
  • Observa la tendencia a lo largo del tiempo. La latencia puede fluctuar con el tiempo debido a la congestión de la red, cambios en la topología de la red u otros factores. Es esencial observar la tendencia de los resultados de latencia a lo largo del tiempo para identificar patrones o anomalías.
  • Comparar los resultados con la línea de base. Establecer una línea de base para la latencia es crucial para identificar cambios en el rendimiento de la red. Comparar los resultados de latencia actuales con la línea de base establecida puede ayudarle a identificar tendencias y determinar si la latencia está aumentando o disminuyendo.
  • Identifique las causas potenciales. Los resultados de latencia pueden indicar problemas relacionados con el ancho de banda, el enrutamiento, la congestión u otros factores. Identificar las posibles causas de los problemas de latencia puede ayudarle a determinar el curso de acción adecuado para mejorar el rendimiento de la red.
  • Considere el impacto en la experiencia del usuario. La latencia puede afectar a la experiencia de usuario de las aplicaciones y servicios de red. Comprender el impacto de la latencia en la experiencia del usuario puede ayudarle a priorizar los problemas de latencia y determinar el nivel de respuesta adecuado.

Tenga en cuenta que los resultados de latencia deben interpretarse junto con otras métricas de rendimiento, como la pérdida de paquetes de red, la velocidad de red y la utilización del ancho de banda. Además, deben compararse con los puntos de referencia del sector y las mejores prácticas para determinar si son aceptables.

Cómo mejorar la latencia de la red

Foto de Robynne Hu en Unsplash

Mejorar la latencia es esencial para las organizaciones que dependen de redes de alto rendimiento para soportar sus operaciones. Un rendimiento lento de la red puede reducir la productividad, la satisfacción de los usuarios y los ingresos.

Por suerte, hay varias estrategias que las organizaciones pueden utilizar para mejorar la latencia.

Conozca los requisitos de su red

Para gestionar la latencia con eficacia, es esencial conocer los requisitos de su red. Esto implica identificar las aplicaciones y servicios críticos que requieren baja latencia, como videoconferencias, procesamiento de datos en tiempo real y juegos en línea. Si conoce los requisitos de su red, podrá priorizar el tráfico y asignar ancho de banda suficiente para dar soporte a las aplicaciones críticas.

Optimizar la configuración y la infraestructura de la red

Optimizar la configuración de toda la red implica configurar los dispositivos de red, como routers y conmutadores, para dar prioridad a la velocidad del tráfico y reducir la latencia. Esto puede implicar establecer políticas de calidad de servicio (QoS) para priorizar el tráfico en tiempo real, como el tráfico de vídeo y voz, y configurar los dispositivos de red para minimizar la pérdida de paquetes y el retardo.

Además, actualizar los mapas y la infraestructura de red puede reducir significativamente la latencia y mejorar el rendimiento de la red. Esto puede implicar pasar de una conexión ADSL a una conexión por cable de fibra óptica, sustituir dispositivos de red obsoletos por otros más nuevos y rápidos, o aumentar el ancho de banda para soportar aplicaciones de gran ancho de banda.

Utilizar redes de distribución de contenidos (CDN)

Las CDN son redes distribuidas de servidores que almacenan en caché y entregan contenidos más cerca del usuario final, reduciendo así la latencia y mejorando el rendimiento. Esto es especialmente útil para las organizaciones que tienen usuarios situados en distintas partes del mundo, ya que puede reducir la distancia que deben recorrer los datos para llegar a su destino.

Reducir la congestión de la red

La congestión de la red puede provocar retrasos y aumentar la latencia, sobre todo durante los periodos de mayor uso. Las organizaciones pueden reducir la congestión de la red implantando herramientas de gestión del ancho de banda, como la conformación del tráfico y el equilibrio de la carga, para distribuir el tráfico de red de forma más uniforme y evitar los cuellos de botella.

  • El equilibrio de carga consiste en distribuir el tráfico entre varios servidores para mejorar el rendimiento y reducir la carga de los servidores individuales. 
  • El moldeado del tráfico consiste en priorizar el tráfico en función de los requisitos de la aplicación, por ejemplo, dando mayor prioridad al tráfico en tiempo real, como el de voz y vídeo, que a otros tipos de tráfico.
Supervisar y medir el rendimiento de la red

Para gestionar eficazmente la latencia, debe supervisar y medir regularmente el rendimiento de la red utilizando las herramientas que ya hemos mencionado. Esto permite identificar los problemas de latencia y realizar un seguimiento de la eficacia de las estrategias de reducción de la latencia.

Formar al personal de la red

La gestión eficaz de la latencia requiere un esfuerzo de equipo. El personal de la red debe recibir formación sobre las mejores prácticas de gestión de la latencia, supervisión de la red y técnicas de solución de problemas. Esto puede ayudar a garantizar que tienen las habilidades necesarias para identificar y resolver los problemas de latencia de forma rápida y eficaz.

Retos en la gestión de la latencia

Foto de Jordan Harrison en Unsplash

La gestión de la latencia no está exenta de dificultades. A pesar de los avances en la tecnología de redes y la disponibilidad de técnicas de reducción de latencia, hay una serie de factores que pueden seguir influyendo en la latencia de la red.

Distancia

La distancia es un factor importante en la latencia de la red. Cuanto más lejos tengan que viajar los datos, más latencia se introduce. La latencia puede ser especialmente problemática para aplicaciones que requieren baja latencia, como el procesamiento de datos en tiempo real y los juegos en línea. Para superar este reto, puede que tengas que plantearte desplegar edge computing, que puede reducir la distancia que recorren los datos.

Limitaciones de ancho de banda

Un uso elevado del ancho de banda puede provocar congestión y pérdida de paquetes, lo que puede aumentar la latencia. Las organizaciones pueden superar este reto implantando políticas de conformación del tráfico y calidad del servicio (QoS) para dar prioridad a las aplicaciones críticas y garantizar que reciben el ancho de banda necesario.

Complejidad de la red

La complejidad de las redes modernas puede dificultar la identificación y solución de problemas de latencia. A medida que las redes inalámbricas se hacen más complejas y se convierten en redes más grandes, identificar la causa raíz de la latencia puede resultar más difícil, sobre todo cuando los problemas de latencia son intermitentes. Para superar este reto, las organizaciones pueden implantar herramientas de supervisión de redes y latencia capaces de detectar y diagnosticar problemas de latencia en tiempo real.

Seguridad

Las técnicas de reducción de latencia, como el almacenamiento de contenidos en caché, pueden plantear problemas de seguridad. Por eso es crucial equilibrar la necesidad de mejorar el rendimiento con la necesidad de seguridad mediante la implantación de protocolos seguros y la supervisión del tráfico de red para detectar posibles amenazas a la seguridad. Optimizar la seguridad de la red puede implicar la implantación de cortafuegos, sistemas de detección de intrusos y otras medidas de seguridad para protegerse de posibles amenazas.

Coste

La gestión de la latencia puede resultar cara, sobre todo para las organizaciones que requieren altos niveles de rendimiento de la red. El despliegue de equipos de red de alto rendimiento y la aplicación de técnicas de reducción de latencia pueden resultar costosos, sobre todo para las redes propiedad de pequeñas y medianas empresas. Recomendamos evaluar detenidamente la relación coste-beneficio de las técnicas de reducción de latencia para asegurarse de que son rentables.

Escalabilidad

A medida que las organizaciones crecen, sus requisitos de red pueden cambiar significativamente. Garantizar que las estrategias de gestión de la latencia sean escalables puede ser un reto, especialmente para las organizaciones que experimentan un rápido crecimiento. Para superar este reto, considere la posibilidad de desplegar una infraestructura de red escalable que pueda adaptarse a los requisitos cambiantes de la red.

Reflexiones finales

Como puede ver, la latencia es un factor crítico en el rendimiento de la red y puede tener un impacto significativo en la experiencia del usuario final. A medida que las empresas dependen cada vez más de las tecnologías digitales y los servicios en línea, la necesidad de una latencia baja es más importante que nunca. La gestión de la latencia no es una solución puntual, sino que requiere una supervisión, optimización y mejora continuas.

A pesar de los retos que plantea la gestión de la latencia de la red, los avances en la tecnología de redes y la disponibilidad de técnicas de reducción de la latencia han hecho posible que las organizaciones alcancen la baja latencia necesaria para soportar aplicaciones y servicios críticos. Mediante la aplicación de estrategias eficaces de gestión de la latencia, pueden garantizar que sus redes ofrezcan un rendimiento óptimo y cumplan las expectativas de los usuarios finales.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la gestión de la latencia es un proceso continuo que requiere supervisión, pruebas y optimización continuas. A medida que cambian los requisitos de la red, las organizaciones deben adaptar sus estrategias de gestión de la latencia para garantizar que siguen siendo eficaces.

Si quieres saber más sobre la diferencia entre latencia y rendimiento, echa un vistazo a nuestra guía sobre este tema.


Publicaciones Similares